Esbozo autobiográfico de Raúl Ramírez

–¿¡Así que tienes 5 años y ya sabes leer?!– me preguntó un día Juan Vicente, un marinero que prestaba servicio en la Subprefectura Naval Argentina de Esquina (Corrientes).

–Entonces podrás aprender a jugar a las damas... Y las lecciones comenzaron. Pero, a los cuatro o cinco meses, yo le ganaba y pronto me encontré dando forma a piezas de ajedrez hechas con migas de pan.

Pasó la primaria, llegó la Normal y, en ésta sí, recibí las primeras lecciones de un mendocino mudado a Corrientes para obtener el título de Maestro Normal. Francisco "Paco" Lallana era todo un personaje y poeta cuyas poesías descubrí años después en una revista porteña. Una anécdota. Una siesta, de esas pesadas por los calores, sentados estábamos en un banco de la plaza Paco, el hijo de "Tre' Peso'" Fernández y yo. En un momento dado se pone de pie con gesto de mago, de su bolsillo extrae una moneda y dice: "Si cae cruz, me voy al río; si cae cara, me voy a dormir la siesta, y si cae de canto, me voy a estudiar." Y por los aires voló la moneda y con musical sonido al mosaico llegó y rodó hasta detenerse, de canto, en una ranura. Y Paco a estudiar fue...

Durante la secundaria, algunas noches jugaba con el Sr. Nemesio Fernández en el Centro Recreativo o con el gerente de la Telefónica. Una de las tantas partidas terminó en tablas por repetición de jugadas. Le llevaba, creo, hasta un rey de ventaja, pero en un momento dado me dice con voz grave: " ¡Jaque al rey!" Miro al tablero y me pregunto: "¿Esto de dónde lo sacó?" A mover el rey y otra vez y más fuerte: "¡¡¡Jaaaqueee al rey!!!" Y otra movida del rey y una repetición de voz más grave: "¡Jaque al rey y tablas por repetición de jugadas!" Resignado, acepté y la respuesta fue una muy sonora carcajada: "¡Muchacho, te estuve dando jaque con mi rey y eso no está permitido!..."

Del Centro Recreativo tengo otro recuerdo inolvidable. Semanalmente leía en su biblioteca la revista Mundo Argentino y muy especialmente la página firmada por "Roque de Reina", seudónimo de Paulino Alles Monasterio, a quien, por esas vueltas del destino, tuve la suerte y el honor de conocer personalmente en uno de mis tantos viajes a Río Hondo. Muchas noches hablamos y muchas cosas él me relató. Estos recuerdos están entre las cosas muy buenas que me brindó el ajedrez.

La Normal finalizó. El título de Maestro Normal Nacional, del cual me siento muy orgulloso, estaba ya en mi poder, pero "che-nemi-cötehé" me decía que, a las tierras perfumadas por los naranjales con dulces y suaves melodías que transportaba el Corrientes desde el Iberá, había que dejarlas porque no brindaban futuro. Había que partir. Después de un breve interregno en Ingeniero Chanourdie (Santa Fe), muy cercano al límite con el Chaco, me instalé en la ciudad de Jobson-Vera (hoy Vera nada más) y allí me enamoré y una familia formé.

Por descontado, el ajedrez me acompañaba y encontré en el Centro Social y Comercial todo el apoyo para mis sueños. En 1952, radicado ya en Santa Fe, el C. S. C. me hizo llegar, en prueba de reconocimiento por mi labor, una medalla de oro y una nota muy conceptuosa. Y en el año 2002 algo sucedió que me hizo meditar profundamente: ¿Por qué en la nota con la cual la FADA acompañó el título de Vicepresidente Honorario los conceptos expuestos parecen calcados de aquellos redactados 50 años atrás?

¿La medalla de oro? Está en otro espacio. Cuando mi madre partió en un largo viaje, lo único de valor que tenía era ese premio y por ello sobre su pecho lo deposité.

¿Mis colaboradores y amigos de aquellos tiempos? Don Antonio Páramo, el "Fígaro" de la ciudad; mi gran amigo personal Oscar, el "Ñato" Lapissonde; Anacarsis Leopoldo Acevedo, un extraordinario autodidacta a quien, quizá por sus ideas políticas, su ciudad no lo ha honrado debidamente, por lo menos poniendo su nombre a una de sus calles. Vayamos a las actividades. A los nombres citados, otros "movedores de piezas" se fueron sumando y la idea de enfrentarnos con la enemiga ancestral cuajó y un sábado, en tres autos, a la ciudad de Reconquista distante 67 km partimos. El resultado no lo recuerdo; ¡sí la muy buena actuación, el mejor asado y nada que decir del muy buen quebracho para regarlo!

¿Y si en lugar de 67 km hiciéramos 150 km para llegar a San Justo? Ambos por la ruta 11 que entonces era de tierra. Y el match se hizo. Pero un poco más allá (100 km) de San Justo está Santa Fe y el camino de asfalto. Por lo tanto, otro sábado y otro match de ajedrez a disputar.

En Jobson-Vera se realizaron diversas actividades: una sesión de partidas simultáneas a ciegas por Jacobo Patt Rubinstein; en otra oportunidad nos visitó Héctor Rossetto. Pero lo más importante fue la realización de un torneo por equipos de seis jugadores cada uno. Entonces jugué mi primera partida de ajedrez por reloj frente al Sr. Juan M. Rivarola, una Ruy López, cuya anotación aún conservo.

Pero el tiempo alcanzaba... (¿la juventud, acaso?) y allá por 1945 acepté la cordial invitación de Arturo G. Loeffler –aparecida en un diario de la capital– para jugar ajedrez postal. ¿Por qué no, si, total, Jobson-Vera queda a tan solo 750 km de Buenos Aires? Y otra etapa en la hoy LADAC di comienzo como socio Nº 007. Recuerdos y más recuerdos... Nombres y más nombres: Eugenio Pider, Dr. Antonio Roura, Peyrano, José B. Gay, quien un día de Tartagal (era empleado de la Forestal) se fue a vivir a la Capital Federal. A él le corresponde ser el primero de los iniciadores de los intríngulis institucionales de la Liga. Claro, por aquellos tiempos ya había comenzado también a participar en la faz directiva y por lo tanto no dejé de participar en ella.

¿Otros recuerdos?

Sí, la vanidad. La revista Caissa (junio 1947) publica la partida que le gané en directo al subcampeón argentino, Fernando Casas. También por aquellos años el Ing. Patricio Velásquez publicó en un diario de Catamarca una partida que me ganó. 1950 ya había llegado y la diosa Caissa, que nunca abandona a sus adoradores, dio la orden de partir ("Caminante, no hay camino, se hace camino al andar...") y hasta Santa Fe de la Vera Cruz no me detuve.

En ella me esperaban nuevos y mejores trabajos y más ajedrez, ambos conocidos. Pero primero es imprescindible, en lo que a ajedrez se refiere, rendir justo y muy merecido homenaje a una Institución Social como el "Círculo Italiano", levantado en homenaje a los primeros "gringos" que la hicieron grande.

Al citar "Torneo de Ajedrez «Ángel Cassanello»" está todo expresado. Se disputaron 10 torneos y por ellos pasaron jugadores como Arturito Pomar, Korchnói, Taimánov, Gligoric, Szabó, Najdorf, Eliskases, Pelikán, Rossetto, Raúl Sanguineti, Marini, Renato Sanguinetti, Wexler, Cruz, Dodero, Martín, Secci, Ramadán, Espinosa, García Vera, Steinberg, Oscar R. Panno y otros que omito por razones de espacio. Yo tuve la suerte de ser "espectador", "comentarista" y "participante" de esos torneos. ¿El mejor recuerdo? Año 1956: 1º) M. Najdorf , 2º) E. Eliskases, 3º) Raúl Ramírez, 4º) J. Pelikán. Y perdí una sola partida, la que disputé con Najdorf. Aclaremos que siempre fueron 8 jugadores y 7 las fechas. Al año siguiente vuelve a disputarse el torneo y nuevamente hago tablas con Eliskases: una siciliana con blancas que considero como el mejor final que jugué en toda mi vida.

En 1952 obtuve el título de Campeón de la Federación Santafesina de Ajedrez. En 1953 gané un torneo en la ciudad de Paraná donde en los puestos siguientes se clasificaron el Dr. Rivas, Steinberg, R. Sanguineti y Laurencena. La partida que nos enfrentó con el "tocayo" Raúl, la considero también como una de las mejor jugadas.

Si mal no recuerdo jugué una de las semifinales del Campeonato Argentino en el club Vélez Sarsfield de la Capital Federal. También integré el equipo que en 1953 jugó el Campeonato por Equipos de la ciudad de Mendoza. También en el "Torneo de Campeones" de Río Hondo. Posteriormente asistí, como delegado de Santa Fe, al primer Congreso Nacional Argentino de Ajedrez en Río Hondo, presidido por el ajedrecista cordobés Dr. M. Moya, y Carlos Kuperman y yo como secretarios.

En aquella década la actividad ajedrecística fue múltiple. ¡Si hasta en las Olimpíadas de Empleados Públicos (Santa Fe vs. Paraná) realizadas todos los años, además de rayuela y bolita, estaba el ajedrez! ¡Otros tiempos! (O tempora! o mores!). Pregunto por curiosidad propia de los muchos años: ¿Está en vías de extinción la clase dirigente? ¿Otras actividades? Sí. Durante diez años seguidos, en Semana Santa se disputó un torneo por equipos de 6 jugadores. Una idea del Dr. Miguel Ángel Rivas, entrerriano y jugador "en directo" y "a distancia". Iniciado en Rosario, siguió en Paraná, luego Santa Fe y por último en Córdoba. Viernes, sábado y domingo... y a casa. Después... silencio en la noche... ¡Ah! Y cada jugador se pagaba los gastos.

Los enfrentamientos entre ciudades eran muy comunes. Con Córdoba y alguna vez participó Mendoza. Los equipos eran de 10 jugadores. Con Buenos Aires; con Rosario fue un encuentro a 20 tableros y premios donados por una firma comercial; con Paraná, lancha y balsa para cruzar el río.

Año 1962. Doce años ya en la misma ciudad... era hora de partir y un 4 de julio de ese año a la ciudad de Rosario me trasladé. La rutina igual: trabajo y ajedrez, como jugador y dirigente, en una ciudad más próxima a la Capital Federal.

Recién radicado en esta ciudad, el Colegio La Salle me invitó a integrar el equipo y participar en el Campeonato por Equipos organizado por la Asociación Rosarina. ¿Cuántos participaron? Si mal no recuerdo, 15 equipos. Uno de ellos era de Sancti Spiritu y otro de Firmat. ¿Tienes un mapa de esta provincia para ubicarlos?

Luego llegó el de 1ª. Categoría. Sólo recuerdo a algunos participantes. Primero salió el Club Rosarino de Ajedrez. Tuve la suerte de ser campeón de 1ª. Categoría en los años 1965 y 70. Biblioteca Popular Homero, también fui campeón de 1ª. Categoría. Biblioteca Popular Mitre. Biblioteca Amor al Estudio. Club Servando Bayo, más conocido ajedrecísticamente como Sportivo Lujambio: primer tablero, el padre, y los hijos, en los tableros 2º. 3º. y 4º. Colega y amigo Arturo, ¡siempre te recordaré!

En 1965 participé en el Torneo Selección que otorgaba a los tres primeros el derecho a participar en la Final del Campeonato Argentino que ese mismo año se jugó en Capital Federal. Tuve suerte. Llegué tercero y a Buenos Aires partí. Del certamen los recuerdos son muchos. Quizás el mejor fue el haber jugado con Jacobito Bolbochán, a quien conocía del Torneo de las Naciones del 39 y acompañé cuando emprendió una gira por el norte santafesino dando simultáneas en La Gallareta, pueblito de la Forestal, y en Reconquista. Y tuve la suerte de ganarle la partida pensada.

Participé además en varios Campeonatos Argentinos jugados en las ciudades de Río Hondo, Tucumán, Pergamino, Puerto Madryn, Buenos Aires y Rosario de la Frontera. También encuentros con ciudades de las provincias de Córdoba y Buenos Aires. En especial, el Internacional de la Ciudad de 9 de Julio, donde gané la medalla al primer tablero.

En lo que hace a la faz directiva, fui varias veces Presidente de la ARA. Allá por 1976, vicepresidente de la FADA, cargo al que volví en los 90.

¿Y qué decir del ajedrez a distancia ahora? Siguió a la par. Ocupé el cargo de presidente de LADAC, de la cual soy socio honorario, en más de una oportunidad, sin olvidarme de que en otra fui vicepresidente. También llegó el título de CADAP. Mención de honor por lo hecho por y para el ajedrez. También de la ICCF, primero una medalla de plata, luego una de oro y por último fui nombrado "Honorary Member de la ICCF" por los muchos años dedicados al trabajo en pro del ajedrez mundial.

Claro, los viajes y los Congresos se sucedieron: Ámsterdam, Norge, Estocolmo, Londres, Chicago, Daytona, Buenos Aires, Rimini y Río de Janeiro. Allí, en Niterói, el 24 de julio de 1994 una sorpresa muy agradable propia del ajedrez a distancia. Después de más de 30 años de enfrentarnos fieramente, tablero de por medio y a distancia, ¡tuve la enorme alegría de conocer personalmente al Dr. Henrique P. Maia Vinagre! Y cerrando la página de los Congresos, el último párrafo para el Congreso de Salta, la Linda.

Sobre títulos conseguidos: Maestro Nacional Postal y Maestro Internacional Postal. Actualmente revisto como Maestro Internacional Postal Senior. ¿Nombres? ¡Muchos, muchísimos! A los citados, que ya no están, es imprescindible agregar el nombre del Ing. Antonio G. Lascurain.

¿Y de algunos que siguen en la huella? Por lo que hacen por el ajedrez todo: el Dr. Claudio Javier Gonçalves, Juan S. Morgado, Carlos A. Cranbourne. ¡Y hay más!

Han quedado cosas todavía por decir y ahí las dejamos.

Por cuestiones de salud, ajedrecísticamente evaluada, diría que tengo "calidad y peón de menos", el entusiasmo de jugar está invernando. No así el de leer y mirar y mirar que es una forma de escapar del mundo en que vivimos que cada día es más absurdo.

¿Qué puedo decir sobre y del ajedrez? ¡Que es la mejor vitamina que existe para el cerebro!

¡Si no sabes pensar, no puedes jugar al ajedrez! ¡Si no sabes pensar, no puedes vivir como un ser pensante, que es para lo cual naciste!...

Ramírez, A. Raúl - Godoy, Mario [D26]
Paraná, 1949

1.d4 d5 2.c4 dxc4 3.Cf3 Cf6 4.e3 a6 5.Axc4 e6 6.Cc3 c5 7.0-0 b5 8.Ad3 c4 9.Ae2 Ab7 10.a4 Db6 11.axb5 axb5 12.Txa8 Axa8 13.b3 Ab4 14.Ca2 Da5 15.Cxb4 Dxb4 16.bxc4 bxc4 17.Ad2 c3 18.Db1 Dxb1 19.Txb1 0-0 20.Axc3 Cbd7 21.Aa5 Tb8 22.Txb8+ Cxb8 23.Ce5 Cd5 24.g3 f6 25.Cd3 Cc6 26.Ad2 Rf7 27.Rf1 Ab7 28.e4 Cc7 29.Cc5 Ac8 30.Ac3 Re7 31.Ac4 Rd6 32.Cd3 Ca6 33.f4 Ab7 34.Rf2 Ac8 35.Re3 Ab7 36.Ab2 Ac8 37.Aa3+ Rc7 38.d5 exd5 39.exd5 Cd8 40.Af8 g6 41.Ae7 f5 42.d6+ Rd7 43.Ce5+ 1-0
 

Ramírez, A. Raúl - Wexler, Bernardo [E72]
Santa Fe, 1952

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.g3 0-0 6.f3 Cbd7 7.Ae3 c6 8.Cge2 e5 9.d5 c5 10.g4 Ce8 11.Dd2 f5 12.gxf5 gxf5 13.0-0-0 f4 14.Af2 a6 15.Rb1 Cc7 16.Cc1 De8 17.Ah4 Tb8 18.a4 Cf6 19.Tg1 Rh8 20.Dg2 Df7 21.Td2 Ad7 22.Ad3 b5 23.cxb5 axb5 24.axb5 Cxb5 25.Cxb5 Axb5 26.Axb5 Txb5 27.Df1 Tbb8 28.Tdg2 Ce8 29.Ae1 Da7 30.Ac3 Tf7 31.Dc4 Ta8 32.Da2 Db8 33.Dc4 Te7 34.Cd3 Tea7 35.Cc1 Ta4 36.De2 T8a7 37.Rc2 Tf7 38.Cb3 Cc7 39.Cxc5 dxc5 40.Txg7 Txg7 41.Axe5 Ce6 42.Axb8 Cd4+ 43.Rd2 Cxe2 44.Txg7 Rxg7 45.Rxe2 Tb4 46.Ae5+ Rf7 47.Rd3 c4+ 48.Rd4 Txb2 49.Axf4 Tf2 50.e5 c3 51.e6+ Rf6 52.h4 Td2+ 53.Re4 Td1 54.Ae5+ Re7 55.Axc3 Th1 56.Ab4+ Rf6 57.f4 Txh4 58.Ac3+ Re7 59.Re5 1-0
 

Sanguineti, Raúl - Ramírez, A. Raúl [A48]
Paraná, 1953

1.d4 Cf6 2.Cf3 g6 3.Af4 Ag7 4.Cbd2 d6 5.h3 Cbd7 6.e4 0-0 7.e5 Cd5 8.Ag3 dxe5 9.dxe5 e6 10.Ae2 a6 11.0-0 b6 12.c4 Cb4 13.Db3 a5 14.Dc3 Ab7 15.a3 Ca6 16.b3 De7 17.Tfe1 f6 18.De3 Cxe5 19.Cxe5 fxe5 20.Axe5 Axe5 21.Dxe5 Df6 22.Dxf6 Txf6 23.Ag4 Rf7 24.Cf3 Axf3 25.Axf3 Td8 26.Tad1 Td6 27.Txd6 cxd6 28.Tb1 Tf4 29.Ae2 Td4 30.Td1 Txd1+ 31.Axd1 Rf6 32.Rf1 Re5 33.Re2 Rd4 34.Rd2 Cc5 35.Ac2 e5 36.f3 Ce6 37.h4 Cf4 38.g3 Ch5 39.g4 Cf4 40.g5 Ch5 41.Ab1 Cf4 42.Ae4 a4 43.Rc2 Cg2 44.Axg6 hxg6 45.h5 gxh5 46.g6 Ce3+ 0-1
 

Ramírez, A. Raúl - Eliskases, Erich [B66]
Santa Fe, 1956

1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 d6 6.Ag5 e6 7.Dd2 a6 8.Td1 Ad7 9.Ae2 h6 10.Ae3 b5 11.a3 Dc7 12.0-0 Ce5 13.h3 Cc4 14.Dc1 Tc8 15.f4 Cxb2 16.Ccxb5 axb5 17.Dxb2 Cxe4 18.Cxb5 Dxc2 19.Dxc2 Txc2 20.Ad3 Tc8 21.Ca7 Cc3 22.Cxc8 Cxd1 23.Txd1 Axc8 24.Tc1 Ad7 25.Tc7 Ae7 26.Tb7 Ad8 27.Ad4 Ac6 28.Ta7 0-0 29.a4 Af6 30.Ab6 Tb8 31.a5 g5 32.g3 Ad5 33.Td7 Tc8 34.Txd6 Tc3 35.Txd5 exd5 36.Ab5 Txg3+ 37.Rh2 Tb3 38.Ac6 d4 39.fxg5 hxg5 40.a6 Txb6 41.a7 Ta6 42.a8D+ Txa8 43.Axa8 d3 44.Rg3 d2 45.Af3 Rf8 46.Rg4 Re8 47.Rf5 Ae7 48.Re4 Rd7 49.Rd5 Rc7 50.Ae2 Rb6 51.Rc4 Ad6 52.Rd5 Ag3 53.Rc4 Ae1 54.Af3 Ra5 55.Ad1 f5 56.Rc5 Ag3 57.Rc4 Af4 58.Rc5 Ae3+ 59.Rc4 Af2 60.Rd3 Ae1 61.Rc4 Ag3 62.Rc5 Ac7 63.Rc4 Af4 64.Rc5 Ae3+ 65.Rc4 f4 66.Ae2 Ra4 67.Ad1+ Ra3 68.Rc3 Ra2 ½-½
 

Nuestro Círculo, Nº 190


Volver a PERLAS AJEDRECÍSTICAS


Copyright Christian Sánchez Todos los derechos reservados - chvsanchez@gmail.com