SUBIR

José María Cristiá in memóriam

por Carlos Canoba

(1984)

José María Cristiá
(6/10/1907-8/3/1984)

José María Cristiá

La desaparición del Dr. José María Cristiá, acontecida el 8 del pasado mes de marzo a los 76 años de edad, ha afectado profundamente el mundo del ajedrez rosarino por tratarse de una de sus figuras más preclaras y queridas.

Fue un destacado abogado del foro local, que a su excelente formación en las ciencias sociales le agregaba las cualidades de ser un agudo observador de la realidad y un crítico perspicaz. Ello unido a su natural bonhomía y a su actuación personal hizo que sus opiniones fueran consideradas con sumo respeto y estima.

En su proficua actividad ajedrecística caben señalarse tres facetas en las cuales se destacó: jugador, dirigente y maestro, aunque el público, en general, presta gran atención sólo a la primera.

Formó parte de la que se puede considerar, tal vez, la generación más brillante del ajedrez rosarino, junto al desaparecido Antonio J. Vinuesa y los hermanos Oscar y Romeo García Vera, constituyendo un grupo de maestros nacionales de indudable fuerza, como lo prueban los logros alcanzados, tanto en torneos individuales como en actuaciones por equipo.

El Dr. Cristiá fue campeón rosarino en el año 1928 cuando batió a Juan M. Rivarola (representante olímpico en Londres 1927) y en 1940 cuando derrotó a Oscar García Vera; en este lapso intermedio se retiró de las luchas del tablero para dedicarse a su actividad profesional. "Las pocas veces que sus ocupaciones le permitieron actuar en el orden nacional, obtuvo destacadas actuaciones y es digno mencionar que tiene score favorable con los mejores jugadores argentinos" (transcripto de "Caissa", 1940, p. 167). Se retiró de la práctica de competición en 1945, luego de disputar un torneo en Viña del Mar, Chile (1º C. Guimard, 2º M. Najdorf, 3º M. Castillo, 4º J. M. Cristiá, etc.).


© Carlos Canoba